miércoles, 25 de abril de 2018


La guerra del Paraguay o de la triple alianza. 1865—1870
Un genocidio  latinoamericano  (parte1)

Dentro de las grandes masacres de la humanidad indudablemente se encuentra la Guerra de la Tripe Alianza, la cual fue un verdadero genocidio  en contra de un país hermano y progresista por aquellos años, “la República del Paraguay”.  A través de esta guerra murió más del 80% de la población,  casi la totalidad de los hombres, y hasta centenares de niños que ante la falta de soldados  en varias batallas empuñaron un fusil y cuando no lo tuvieron  participaron con un palo, para defender con hidalguía a su patria la cual estaba siendo cruelmente destruida por países vecinos.
Dentro de las miserias que se observan es imposible disimular la derrota de Mitre  con el ejército argentino al mando de tropas aliadas en la batalla de Curupayty,  librada el 22 de septiembre de 1866, en el fuerte del mismo nombre, distante a unos 8 km de la localidad de Humaitá; como también observar la brutalidad del ejercito de Brasil  que obró con extrema crueldad al invadir poblaciones en muchos casos indefensas , matando brutalmente a hombres desarmados y a niños , violando a mujeres,  quemando iglesias y pueblos enteros, mostrando ante el mundo la calamidad del poder militar mal manejado y la brutal crueldad del ser humano, al  que no le alcanzaba con vencer, sino que debía masacrar. La guerra de la triple alianza es una muestra de esa conducta  y demuestra además la maldad del hombre por sus desmedidas ambiciones y miserias y Argentina estuvo inmersa en estas brutalidades.  
Fue esta una situación tan caótica como tremenda y desesperada, llevada adelante inconcebiblemente en contra de  un país hermano. Hoy la historia trata de disimular estas escalofriantes calamidades que indudablemente  existieron y avergüenzan nuestro pasado y nuestro presente, pero además por el brutal genocidio, avergonzarán también a nuestro futuro y por aquellos años,   la naciente República Argentina no estuvo ausente de ser protagonista directa de esta barbarie.
También debemos considerar intereses foráneos dado  que en aquellos  tiempos la monarquía que gobernaba a gran Bretaña,  fomentó a esta guerra y consideró que  había que aniquilar al Paraguay, porque tenía un desarrollo inaceptable en su comercio e industria,  dado que este país había logrado una autonomía importante  con la instalación de grandes astilleros y altos hornos, el adelanto en sus ferrocarriles y en el sistema educativo de su pueblo, lo que le permitía un buen estándar  de vida con  una industria floreciente y de primer nivel en toda Latinoamérica.
Así fue como esa nación  logró progresos que otros países no alcanzaron, por lo tanto a través de esta guerra infame, el objetivo fue destruir a esa nación y “abrirla al libre comercio”, además de intervenirle la producción del algodón, aplastándole su potencial que gozaba sobre la región y afectaba a países  europeos  que hacían comercio con países americanos.
Por esos años Inglaterra precisaba algodón para desarrollar su industria textil que le exportaba EE.UU. Pero aquel país,  por la guerra de secesión, le suspendió  las entregas, entonces observa con gran codicia  que Paraguay era gran productor de esa materia prima. Pero ese país  se oponía a financiarles algodón a los ingleses con facilidades inaceptables que estos pretendían imponer  para sus cargamentos. Ante esto,  las relaciones exteriores británicas trabajaron arteramente para influir en Brasil, que era su gran e incondicional aliado, y ese país  pretendía mantener a cualquier precio el respaldo de los ingleses quienes influyeron para que Paraguay le entregara el algodón en las condiciones que ellos proponían  y si no lo lograban a través de Brasil pretendían afectar y   destruir la economía e industria paraguaya que era muy proteccionista.
Ante esta situación, también la monarquía inglesa influyó sobre Argentina, en donde Mitre  que siempre pretendió mantener impecables relaciones con Inglaterra y consideraba que no estaba mal destruir al Paraguay,  dado que en ese país había vínculos muy turbios y estrechos  con rebeliones del interior de Argentina y caudillos  federales que apoyaban al dictador Francisco Solano López,  quien mantenía para su país una economía conservadora y proteccionista que le dio muchos éxitos,  en contra de una economía  liberal como la que querían imponer Argentina, Brasil e Inglaterra.  Como Paraguay se resiste en hacer comercio con los ingleses  había que lograr el mismo por la  fuerza de las armas y la barbarie, causa por la cual, en gran medida,  nace aquella guerra.
También es necesario reconocer que Argentina declara la guerra ante una causa justa,  dado que Paraguay invadió  la ciudad de Corrientes ante la negativa del presidente Mitre de no permitir el paso hacia el Uruguay de tropas del ejército paraguayo, pero lo que no fue justo es haberse mantenido en alianza para invadir al Paraguay y masacrar a su pueblo aliándose con Inglaterra y Brasil.
La guerra del Paraguay  creo una brecha estremecedora en el continente americano todo se inició ante un clima desfavorable del libre comercio y ante la imprudencia del mismo Paraguay al  capturar  un buque mercante brasileño  en 1864, este episodio fue usado para desencadenar la Guerra de la Triple Alianza, la cual perduró por seis años. Como consecuencia de esta cruel e injusta guerra, Paraguay perdió  más de un millón de personas, gran parte de su territorio y el brutal saqueo y destrucción a sus ciudades y pueblos. Quedó de rodillas esa república hermana, la guerra tuvo un exterminio y una gran crueldad, como faltaban hombres para combatir por la enorme cantidad de bajas sufridas, los niños paraguayos tomaron los fusiles y participaron en batallas,  cuando no tenían fusiles, lo hacían con palos para disimular en los combates, pero la crueldad del enemigo terminó segando sus vidas. Esta guerra fue un verdadero genocidio que avergüenza  hasta el día de hoy.

Walter Bonetto
25-4-2018

lunes, 2 de abril de 2018

Día de la memoria, la verdad y la justicia

Cuando se conmemora el “Día de La Memoria” se siente que es alentador el respeto y el recuerdo haciendo un homenaje intimo o público a todas aquellas personas que fueron injustamente secuestradas, que perdieron la vida y que se les privo de su libertad.
Tremenda barbaridad que cometió un estado enfermo y con falta de grandeza republicana, eso fue la gran tormenta, la gran miseria que nos ocurrió a los argentinos y que abrió más la herida de nación que ahora muchos la llaman “la grieta”. Muchos son los distraídos de esta realidad, pero “de la verdadera realidad”, y no siempre lo que hacen ver los grupos apasionados ideológicamente que en gran medida es una realidad incompleta.
Por otro lado lo que no está bien es que se tome políticamente este acontecimiento en donde en la actualidad hay grupos que quieren reivindicar una situación lamentable, porque debemos recordar que la guerrilla revolucionaria, no fue inocente de todo lo ocurrido y también le segó la vida a más de setecientas personas entre los cuales había mujeres y niños a quienes también se los debe respetar y recordar pero lamentablemente no ocurre.
Ellos también reclaman “memoria, verdad y justicia”.
El día de la memoria toma como fecha de referencia el golpe militar de 1976 el cual fue desastroso, pero también fueron desastrosas: la caída del Presidente Irigoyen, apoyada en gran medida por una virulencia estudiantil que integraba la agrupación de los “Legionarios de Mayo”, creada por el general golpista José Felix Uriburu, que derrocó con el apoyo de gran parte del pueblo a un presidente constitucional como Hipólito Irigoyen, convirtiéndose este vergonzoso hecho como el mazazo demoledor de la república que sepultó a todas las instituciones.
El golpe militar del 76 al igual que el golpe militar de 1930 y del 55, estuvieron apoyados y alentados fervorosamente por gran parte de la ciudadanía y no fueron solamente las Fuerzas Armadas, la prueba está en cómo las mismas eran vivadas y saludadas desde veredas y balcones cuando iban rumbo a la casa de gobierno para echar al presidente y pisotear a la república.
A dos días después de aquel lamentable golpe la Plaza de Mayo estaba colmada de argentinos que aplaudían al general Uriburu, y este no se privó en tomar juramento al pueblo que ocupaba de manera apretada aquel lugar y calles adyacentes.
A la república se la pisoteaba constantemente y derrocar a un presidente funcionaba en nuestro país como un “método aprobado” lo que se prolongó por medio siglo.
Vale la pena recordar que fueron varios los intelectuales argentinos que el 19 de mayo de 1976 almorzaban con el Presidente de facto de la nación, General Jorge Rafael Videla y que a la salida de aquel almuerzo declaraban ante la prensa con palabras muy elogiosas dirigidas al gobernante militar y lo consideraban como “el salvador de la república”; en definitiva apoyaban al golpe.
También fue un golpe la revolución del 55, (la libertadora); los derrocamiento de Frondizi y de Ilia. Todo esto ocurría en un país cómplice, distraído, indiferente y esto ocurría y ocurre hasta el día de hoy porque los argentinos carecemos de “memoria”, nos falta poder visualizar correctamente la “verdad” y ejercer adecuadamente “la justicia”. La memoria la verdad y la justicia le tiene que llegar a los violentos que son tan dictadores como los mismos dictadores que ejercieron y usurparon el poder me refiero a los violentos y vándalos que destrozaron la plaza del congreso y agredieron sin piedad a quienes lo protegían

Walter Bonetto

miércoles, 7 de marzo de 2018


                            La  Nación en penumbras

Lo que nos ocurre a los argentinos es lamentable, la corrupción sembrada en el gobierno anterior a invadido tantos compartimientos  de la república que confunde a la gran mayoría de los ciudadanos, así es como se termina pensando que muchos de los gobernantes y dirigentes de importancia son corruptos y seguramente que en su totalidad esto no es, ni fue siempre así, porque hay dirigentes honestos pero no sobresalen ni son noticia, al contrario, se destacan los corruptos disfrazados de honestos.

Por un lado están los corruptos anteriores a esta gestión de gobierno acusados de gran defraudación al estado y muchos con prisión preventiva,  que ellos mismos se dicen que son “presos políticos”, sin embargo el accionar de gran parte de estos y lo descubierto por la justicia, demuestra tantas calamidades que quedan rotulados como delincuentes  que se aprovecharon de la función pública para cometer actos ilícitos y enriquecerse.

Por otro lado, existen muchos dirigentes del gobierno actual,  quienes criticando la gestión anterior dejan de hacer con eficiencia lo que deben hacer y se inclinan a remarcar diferencias que terminan confundiendo a la sociedad. En el medio de estas enormes diferencias está la república casi indefensa  con sus grandes necesidades  y sus ciudadanos ansiosos por encontrar un futuro mejor y más próspero.

Ahora bien, existe una gran penumbra porque es difícil encontrar futuro en un país tan dividido,  con un gobierno tan cuestionado,  con una oposición política en gran parte tan destructiva, en donde lo que menos hace es acompañar, sino que todo lo contrario, vive poniendo palos en las ruedas, empeñada claramente en hacer fracasar a la gestión actual. En gran medida esto es acción de la corrupción que toma residuos de conductas salvajes para destruir constantemente a la república.

Así es como nos quieren hacer creer que delincuentes del gobierno anterior son “presos políticos”;  así es que nos quieren hacer creer  que Milagros Salas no defraudó a la nación y a miles de ciudadanos  y su fortuna la hizo con trabajo; que la señora Bonafini es inocente y perseguida, mientras que ella cada semana se da el lujo de insultar al Presidente de La República con total desparpajo y caradures desde el mismo canal del estado, sin pensar que también insulta a millones de argentos que eligieron al presidente. Que el ex ministro De Vido no cometió  irregularidades en su función de gobierno. Que hay dirigentes sindicales que se “enriquecieron  con honestidad”  y aunque no usen corbata y anden de camperita no pueden disimular sus fortunas espurias, mientras que millones de argentinos sabemos que son corruptos y tantas cosas más que asombran y escandalizan, que faltan el respeto al pueblo trabajador y honesto, pero sin embargo estos corruptos  y sus seguidores manipulan a los trabajadores y  gran parte de la sociedad se mantiene permisiva y así pretenden   hacernos  creer que a ellos “los persigue la justicia”  tratando de burlarse de la democracia y de la honestidad de las personas confundiendo siempre a los ciudadanos.

Las tremendas amenazas que sufrió y sufre  la república no fue otra cosa que la corrupción desmedida y empeñada en hacer fracasar al gobierno actual, desde el mismo momento que la ex presidenta ensancha profundamente la grieta, cuando  no le entrega el mando al actual Presidente de la Nación en el Congreso  Nacional, lo que generó una situación vergonzosa y reprochable desde todo punto a analizar en donde el argentino falto a la cita  y la nación quedo vapuleada por una conducta altamente irresponsable de un funcionario.

Eso también  se vio claramente ante la conducta demostrada por la oposición frente a la lamentable desaparición de Santiago Maldonado en agosto de 2017 en donde buscaron denodadamente rédito político con apreciaciones mentirosas y falta de seriedad.

Se repite la misma conducta ante la agresión por los incidentes para impedir la sección del Congreso de la Nación en el mes de diciembre pasado, cuando un grupo de manifestantes intentaron derribar la valla de contención de la sede legislativa y lanzaron miles de piedras, palos y botellas destrozando la infraestructura de la plaza del congreso y  agrediendo de manera violenta a miembros de seguridad. 
Estos manifestantes no actuaron solos,  contaban con la aprobación y estimulación encubierta de 
muchos integrantes de la oposición que estaban sentados en sus bancas aplaudiendo a los violentos.

También hay ingredientes de corrupción en relación a  lo que ocurre en la actualidad  al ver que las clases en la provincia de Buenos Aires  son chantajeadas por los gremios que cada año extorsionan inescrupulosamente usando a los alumnos de rehenes, indudablemente que esto ocurre porque se está  conviviendo con un sindicalismo arcaico que pretende mantener sus objetivos a cualquier precio, convirtiéndose en destructores de las normas sanas de convivencias y respeto a la constitución nacional.

Ante esta realidad  nuestra nación precisa indefectiblemente salvarse,  salvar a la nación significa retomar el rumbo centrado de las cosas el que está basado en el respeto  de los tiempos políticos que eligió la ciudadanía en las urnas. Para esto se debe excluir definitivamente a la corrupción de la política y dar libertad a la justicia para que encarcele a los delincuentes y absuelva a los inocentes si así correspondiera. Hay millones de argentinos que buscan a una patria mejor en donde se valore el trabajo  la honestidad y el bien común florezca. Si esto no ocurre  nuestro país estará continuamente en penumbras y cada día el futuro de los argentinos estará más amenazado, situación que verdaderamente es lamentable  que ocurre por la falta de grandeza de nuestros políticos.

Walter Bonetto
6 de marzo de 2018 

domingo, 28 de enero de 2018

“El Malon” 
Tremendo mal que sufrió la pampa y la naciente ciudad de Rio Cuarto en especial.


No siempre resulta  fácil repasar la historia con ecuanimidad, la guerra contra el indio demuestra esta realidad, en donde se observa claramente descontrol y disputas injustas de ambos bandos comprometidos por la lucha de un territorio en común, pero además demuestra  una conducta muy cuestionable  del hombre blanco.

Es indudable darnos cuentas que los argentinos, hasta la actualidad, no nos dejamos de horrorizar por la masacre que cometieron los españoles  en su “conquista” sobre pueblos originarios en distintos puntos de américa y en especial lo que ahora es Argentina, pero muchas veces nos cuesta entender y aceptar que cuando los españoles se fueron, la conducta de los argentinos fue mucho peor y llena de calamidades que aún nos avergüenzan y abrieron una herida con esas etnias primitivas muy difícil de cerrar.

También la conducta y crueldad del indio deja mucho para pensar,  y esta fue una guerra que los argentinos heredamos de los españoles la cual superó ampliamente la Revolución de Mayo y la Independencia por mas ocho décadas que fueron de verdadero martirio y crueldades. Considerándose  como el último malón en territorio argentino fue  el producido el 19 de marzo de 1919 con la masacre de Fortín Yunká, al norte de la actual provincia de Formosa. Fueron tantos los malones que sufrió esta tierra que martirizaron a las poblaciones.

También debemos mencionar que muchos de los territorios que ocuparon colonos españoles (no todos) no estaban habitados por asentamientos originarios, pero igual el indio se vio invadido, encontrándose con la estancia en el medio de la pampa que era  el punto donde se aquerenciaba hacienda cimarrona de la que antes se consideraban dueños absolutos, a pesar de que esa hacienda venia de España.
  
Con esa “colonización” al indio se le coarto su libertad sobre la tierra que habitaba, entonces se vio obligado en hacer invasiones  que perduraron en el tiempo para contrarrestar ese atropello. Estas eran verdaderos asaltos o malocas,  muy bien organizados y sorpresivos muchas veces  con el fin de obtener haciendas para sus tribus, mujeres blancas  y objetos que estaban en poder de  los cristianos o huincas como ellos los llamaban, pero que codiciaban mucho.

Para evitar estos ataques los gobiernos, aunque muy divididos políticamente, fueron estableciendo fronteras en contra del indio y formulaban “tratados de paz”, los cuales por distintos motivos no siempre se cumplían,  por lo tanto los malones continuaban llevando muerte y desazón a poblaciones, parajes y estancias indefensas.

De los grandes ataques, que son muchos. En  marzo de 1872 el Cacique Calfucura inició con 6000 lanzas  una gran invasión a la provincia de Buenos Aires, asaltando y quemando un centenar de estancias, dando muerte a más de 400 criollos, tomando unos 600 prisioneros entre mujeres y niños y arrebatando más de docientasmil cabezas de ganado.
En   1874 al asumir Nicolás Avellaneda  como Presidente de Argentina firmó un tratado de paz con el cacique Catriel pero no duró mucho porque el gobierno no siempre cumplía y a los indios les gustaba la invasión.  También al asumir,  el cacique  Namuncurá le ofreció al presidente la venta de cautivos a 40 pesos oro cada uno, a cambio de no invadir. Con el pretexto de poder alimentar a su población y tribus amigas, pidió: Cuarenta mil pesos oro, cinco mil  vacas, seis mil yeguas, cien bueyes para trabajar, telas de seda, espuelas de plata, ropa fina, cuchillos, jabón, tabaco, azúcar,  vino, aguardiente,  carabinas, revólveres, espejos,  cuatro uniformes de general, camisas y pantalones para la indiada.
Es indudable que los pueblos indios  se dedicaban más a la guerra que a la producción de sus tierras,  por lo tanto debían robar o pedir lo necesario para subsistir y para esto no escatimaban esfuerzos y pedían de todo para que se entregara algo, cuando no se les daba, asaltaban.
Sarmiento inició la modernización del equipamiento básico del ejército nacional, lo que resultó ser de fundamental importancia en la frontera sur, ya que reemplazó los antiguos fusiles y las carabinas de chispa con la compra de los novedosos fusiles de retrocarga Remington y de revólveres, que comenzaron a ser utilizados por los militares, produciendo una mejora sustancial en su armamento.
También durante la presidencia de Sarmiento (1868-1874), se logró consolidar en el río Quinto la Frontera  Sur del área controlada en las provincias de Córdoba y San Luis por más de quince fortínes, pero al final de  1875, los indígenas  reaccionaron contra el avance de la frontera sur de la Argentina manteniéndose en estado de guerra.
El problema de las grandes invasiones que no cesaban se complicaba  en estas tierras. El presidente Avellaneda ordenó a su  Ministro de Guerra Adolfo Alsina, que presentara un plan de convivencia tendiente a poblar el  desierto y cesar la guerra contra el indio a cambio de que este terminara con las invasiones.
Esto indudablemente no se logró a pesar de haberse firmado un tratado de paz con el cacique  Catriel, el que fue roto al corto tiempo cuando el cacique Namuncurá con 5000 lanzas ataca con gran crueldad a las localidades bonaerenses de Tres ArroyosTandilAzul y otros parajes y estancias el que fue muy sangriento y demoledor, arriando en esta oportunidad a las tolderías unas 500 000 cabezas de ganado, más de 600 cautivos, la mayoría mujeres  y dejaron  muertos a unos 280 colonos.
La lucha contra el indio no fue nada fácil en estas tierras, cometió el hombre blanco barbaridades en contra de ellos, pero lo cierto es que estos también cometieron barbaridades en contra del hombre blanco. Nada le había quitado la mujer del puestero de una estancia en el medio del campo a los indios  pero sin embargo esta terminaba sin piedad como esclava de ellos en las tolderías, mientras que sus hijos pequeños eran lanceados. Todo fue una injusticia  en un lugar de aprovechar la amplitud territorial en que se tendría que haber logrado un futuro de mayor amplitud y grandeza el cual hubiese permitido una integración sin miserias.


Walter Bonetto

28-1-2018  ​

miércoles, 24 de enero de 2018

Submarino ARA San JUAN. Un episodio lamentable.

La desaparición del submarino  ARA San Juan el 15 de noviembre de 2017  fue un golpe demoledor para los familiares de los tripulantes,  el país en general  y para la Armada Argentina en especial.
Este episodio pone en evidencia una clara negligencia a nivel nacional ocasionada en gran medida en las altas esferas de sucesivos  gobiernos que permitieron falencias de nuestras Fuerzas Armadas  causada básicamente por la falta de presupuesto  y por la corrupción existente en el país en donde las organizaciones militares aparentemente no están exentas.
Así es que podemos observar que existieron una serie de causas las cuales llevaron a este episodio tremendo y lamentable que costó la vida de 44 submarinistas argentinos  lo que de manera increíble no se conoce con certeza nada de ellos y esto produjo más incertidumbre y congoja aun.
Ante este desgraciado episodio el país hizo conjeturas, la prensa mundial también las hizo  y miles de opiniones se escucharon por doquier, muchas de ellas con una gran amplitud de difusión pero  escapadas de toda realidad. Podríamos decir descabelladas, en donde personas sin conocer nada del tema opinaron como grandes avezados del submarinismo y la navegación militar.

Ante este suceso la realidad se mostró muy dolorosa,  las declaraciones públicas que formuló el Ministro de Defensa de la nación  Oscar Aguad, cuando expresó sobre la perdida de la nave que "Todas las sospechas hacen suponer que hubo corrupción", y además manifestó, conforme lo difundido por algunos medios de prensa: que “todos los tripulantes del ARA San Juan están muertos”.

Fue esto un verdadero drama que acongojó a millones de argentinos y si bien se recibió la solidaridad de las principales potencias del mundo que participaron de la búsqueda  con equipamiento de última generación, nada se supo de la nave desaparecida.

Es de suponer que los factores de planeamiento de una nave en operaciones de estas características no se mostraron competentes para tomar acciones inmediatas ante la anormalidad del sumergible que desaparece misteriosamente,  sin dejar huellas que puedan dar referencias certeras de lo realmente ocurrido.

Tampoco ante este lamentable suceso se debe desestimar que integrantes de la Armada   dieron cuenta en su momento de muy graves condiciones de navegación que afrontaba el “San Juan” al ingresar agua de mar por el sistema de ventilación hacia las baterías, lo que podría haber sido la causa que ocasionó la tragedia, algo que más tarde confirmaron expertos de organismos internacionales al analizar las ondas acústicas de una explosión en el área marina que fuera la última posición de la nave.

La  última posición registrada conforme a lo manifestado por la Armada Nacional está ubicada a  algo más de 430 kilómetros del Golfo de San Jorge, lo que corresponde a unas  240 millas náuticas, lugar en que el submarino transmite el mensaje que decía: "Ingreso de agua de mar por sistema de ventilación al tanque de baterías N°3 ocasionó cortocircuito y principio de incendio en el balcón de barras de baterías. Baterías de proa fuera de servicio. Al momento en inmersión, propulsando con circuito dividido. Sin novedades de personal, mantendré informado".
Fue e a partir de este momento en que se produce un vacío crucial para la suerte de esta nave y aparentemente se puede desprender que transcurrieron muchas horas sin que nada se hiciera para salvar la emergencia la que se convirtió en desazón y fatalidad.  
La hipótesis que manejó el gobierno fue la de un accidente a bordo producido por  ingreso de agua de mar a través del snorkel, por algún fallo en la válvula que debía evitarlo. Esto  hizo entrar en corto circuito las baterías. Lo que  coincide con lo detallado en el último mensaje enviado por el submarino.
De acuerdo a la hipótesis de la Armada Argentina, el incendio en las baterías causó una acumulación de hidrógeno, la cual generó una explosión que abrió el casco, permitiendo el ingreso de agua y causando el hundimiento.
El sentido común nos indica de que nos posible que esto ocurra  por casualidad, lo más probable es que exista una causalidad  manifiesta por acciones irresponsables de funcionarios que obraron incorrectamente los que terminaron poniendo en riesgo fatal de vida a 44 hermanos argentinos lamentable e injustamente desaparecidos cuando cumplían  con su deber.   


lunes, 8 de enero de 2018

                             Encrucijada  para el gobierno actual

Según recientes declaraciones del Presidente Macri, que hicieron publica distintos medios, manifestó que  “Después de 16 años, la Argentina salió de la emergencia económica que había sido establecida por primera vez el 6 de enero de 2002 -en medio de una crisis política, económica y social sin precedentes- y prorrogada cada dos años por los gobiernos que se sucedieron desde entonces”.
Pero más allá de estas declaraciones, la situación económica del país  no es de la más alentadora, dado que si bien el gobierno actual dice que “bajan los precios”, esto no se observa para nada en la realidad diaria de un trabajador.

 Es   justamente el mismo gobierno que al lugar de dar ejemplo, es el primero que provoca inflación aumentando tarifas, combustibles, peajes  e impuestos, lo que genera una situación demoledora para el bolsillo de los asalariados de bajos ingresos.

 La inflación de Argentina es un cuento de nunca acabar y los “formadores de precios” abusan de situaciones favorables para establecer márgenes de ganancias desproporcionadas que deben soportar incautamente los consumidores, dentro de los “formadores de precios” el estado es el abanderado y si este no es mesurado y cauto el descontrol cunde. Que es lo que está sucediendo en nuestro país desde hace décadas.

Indudablemente que este es un país desordenado  en todos los aspectos de su economía como lo es también en todos los aspectos de su administración,  causa por la cual ha permitido tanta corrupción y desorden, consecuencia clara que gran parte de los gobernantes abusaron del poder  y se mezclaron en acciones incorrectas que favorecieron los actos ilícitos.

Ante esta situación hoy la justicia, con aires favorables toma acciones correctivas, las cuales generan un enorme costo político al actual poder ejecutivo. Así es que observamos algo insólito en Argentina, el encierro de altos funcionaros en la cárcel sospechados por corrupción, quienes  manifiestan a todas voces que son “presos políticos”  pero la sociedad sensata en general se da cuenta  de que son personas que cometieron acciones delictivas  estando en sus funciones de gobierno y se olvidaron que juraron por la patria en el momento de asumir cuando aceptaron que si no cumplían con sus funciones  “…Dios y la Patria lo demanden”, bueno ahora la patria los está demandando acusándolos de corrupción  y ellos tienen la posibilidad de demostrar su inocencia ante la justicia. Concretamente, no son presos políticos, son personas acusadas de actos delictivos.

La corrupción que cometen nuestros gobernantes la paga todo el pueblo  y la paga sin piedad no podemos olvidarnos  que en el año  2002, la pobreza había alcanzado  al 49,7% de la población y la indigencia al 22,7%. Con un desempleo del 40,2%. 

Si bien hemos avanzado sobre este tema  tan acuciante,  aun a la fecha  la pobreza es muy alta y  alcanza al 28,6% de la población según el Indec y al 31,4 según el Observatorio de la UCA; la indigencia, al 6,2. Y el desempleo está en el 8,3% de la población.
¿Será capaz el gobierno actual de revertir esta situación  y bajar por lo menos en un 80% el índice de pobreza y desempleo?  ¿Será capaz la Justicia Argentina  de juzgar con ecuanimidad a las personas acusadas de corrupción y encerrar a los ladrones y delincuentes  que estafan a los ciudadanos de honestidad y trabajo, más allá del signo político al que pertenezcan? Si esto se da en nuestro país con firmeza y decisión  indudablemente  que vamos camino a la república  que es lo que millones de ciudadanos aclaman. 

Walter Bonetto 
8-1-2018

walterbonettoescritor@gmail.com

viernes, 27 de octubre de 2017

Ganó La República

La república es la casa grande que nos debe cobijar y proteger a todos, el trabajo de cada ciudadano es imprescindible para hacernos crecer en libertad y seguridad. La labor de sus gobernantes es tan fundamental, que si la conducta de estos se desvía  se pierde de inmediato la búsqueda del “bien común” y se van desmembrando paulatinamente todas las organizaciones responsables de mantener las instituciones y la democracia.

Es que la democracia es libertad y esta tiene un precio y un sacrificio  con el cual todos debemos contribuir, especialmente nuestros gobernantes, cosa que no siempre se ve en la práctica.
Gran parte de los desmedidos apasionamientos políticos terminan agravándose en el plano de lo social cuando no se quieren observar los errores con la humildad y entereza que la función pública exige para optimizar el sistema. Es así como en muchos casos la soberbia va dominando a los protagonistas y estos se encierran con una absoluta arrogancia   la que perjudica enormemente la función de gobierno.

Es esto un mal contagioso que se propala  como una gran mancha en donde todo lo contamina y lo pervierte, cosa que lamentablemente ocurre en la Argentina actual al observar la conducta altanera e incorrecta de muchos gobernantes que critican lo que ellos no fueron capaces de hacer en su momento.

La sociedad argentina se siente con dolor  por la falta de cordura y responsabilidad de gran parte de sus políticos que no obran a la  altura de las circunstancias y terminan condenando el futuro de una nación prospera y seria.

Uno de los más grandes y terribles males que afecta a nuestro país es “la corrupción” y especialmente la corrupción en los círculos del gobierno que echa por tierra todo principio de convivencia sana.
Repasando nuestra historia siempre se vieron en este país hechos de corrupción,  pero el nivel escandaloso que alcanzó en las últimas décadas se torna inaceptable y puede traer consecuencias fatales para la nación.

Es posible que con la caída del gobierno que precedió al actual, esté apareciendo una bisagra  que nos puede llevar a un cambio fundamental  hacia nuestro futuro, que es lo que los ciudadanos decentes esperan con ansiedad.

Lo terrible de todo esto es que quienes están acusados de corrupción con pruebas contundentes  no aceptan sus horrores cometidos y terminan manifestando que son “perseguidos políticos”. Estos aumentaron en gran cantidad asemejándose a una corporación para delinquir  y pretender hacer entender al pueblo “que está bien lo que hacen”

Verdaderamente es una vergüenza  este accionar irresponsable y cómplice con el delito  el cual en algún momento se tendrá que sanear, caso contrario nuestra decadencia será brutal y el futuro de la república incierto y desesperado, además  el futuro de las nuevas generaciones altamente comprometido porque vivimos en un país en donde se roban todo.  

Todo esto gran parte de la sociedad lo percibe,  por eso el triunfo contundente  del  partido Cambiemos, en las elecciones recientes y debemos entender claramente que muchos de los que le votaron en esta última elección favoreciendo  este triunfo  eran kichneristas y por eso es que ganó la república  porque la sociedad sensata, trabajadora, honesta y con amor al futuro no tiene que mostrarse con un desmedido apasionamiento político partidista y debe castigar al corrupto más allá del signo político que represente. 

Hay muchas evidencias de actitudes corruptas en las últimas décadas: Construcción casas en “Sueños Compartidos”; la compra de trenes a España y Portugal; la tragedia de 11;  la causa de obras viales pagadas y no construidas; los hoteles Los Sauses; la muerte de un fiscal de la nación en situación sospechosa;  la ruta del dinero K y tantas más,  todo provocan situaciones escandalosas que irritan a la sociedad y así observamos que la ex presidenta de la nacion está imputada en varios casos de corrupción, vinculados a Lázaro Báez y Cristóbal López. En la causa del dólar futuro está procesada, mientras que el actual presidente tiene un expediente abierto vinculado a los Panamá Papers, son todos estos manejos que no hablan bien de una gestión y se crea una gran desconfianza y desmerecimiento sobre los gobernantes.

Tampoco habla bien de una gestión, la negativa de la ex presidente de no entregar en el Congreso de la Nación la banda presidencial  al nuevo jefe de estado y negarle el saludo al actual vencedor  de la provincia de Buenos Aires en estas últimas elecciones. Es esta una situación mezquina  y con  absoluta  falta de grandeza  provocada por una gran arrogancia que vinculada a innumerables sucesos repetidos de una conducta incorrecta.

Lamentablemente estas situaciones llenas de impertinencia es la que la llevó a  la enorme pérdida de votos  y produjo  hartazgo a gran parte de los ciudadanos, fragmentando a un importante partido político de la nación. Sumado a esto, cada declaración ante los medios formula   críticas destructivas hacia el nuevo gobierno,  mostrándose con falsedades y mentiras que  “su gestión fue mejor”  cuando se la puede analizar como calamitosa, lo que se convierte en una verdadera lástima  porque estas actitudes demuestran claramente “que el patriota faltó a la cita”.

Walter Bonetto

27-10-2007